Monday, September 11, 2006

Diciéndole a la gente


Emilio y yo la pasamos tremendamente bien en las festividades de la Boda el fin de semana. Fue un torbellino de cenas, fiestas, recepción y almuerzo. Nos la ideamos para pasar todo un día en visitando Boston. Nos enamoramos de la ciudad.

También pasamos una gran parte del tiempo hablando de nuestra mudanza a Canadá. Pareciera como si fuera el gran tópico que la gente quiso discutir con nosotros. Debimos haber contestado unas cien preguntas al respecto.

La mejor reacción la tuvimos cuando comentamos nuestro sueño de mudarnos a Nueva Escocia. Todo el que ha estado allí absolutamente la adora y envidia nuestra destinación.
Realmente nos entusiasmo el mudarnos allí. Nos hablaron del gran espíritu de dar de los Nueva Escoceses y de su hospitalidad y aceptación de todo aquel que la cruza. El esposo de nuestra amiga recorrió todo el estado en motocicleta y nos complació contándonos lo hermosa que es. Nuestro amigo Andrew (tipo roquero moderno) nos sonrió mientras nos contaba de lo cariñosa de la gente, hasta con un andrajoso, pelo largo y tatuado hippy como él. Completamente extraños le abrieron sus hogares mientras viajaba por la región.
Una de las jóvenes damas del cortejo me dijo que su Papa acababa de venir de visitar Nueva Escocia y cuanto le gusto haber estado allí. Ella lo imagina como se le describe en “anne la de los aguilones verdes” de la famosa isla del príncipe Edward. Su cara se iluminaba a la vez que nos hacia referencia.
Dejamos el fin de semana no solo felices por las nupcias de nuestros amigos sino también por haber sido encallados con las positivas discusiones de nuestro futuro hogar.
Estimamos un año mas de espera y entonces tendremos igualdad y libertad.
Gracias Canadá!

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home